Blog

Background top
AML/KYC automation
Nov 26, 2021
Regulación

¿En qué se diferencian el AML y el KYC?

BONUS: 4 claves a tener en cuenta en los procesos de verificación AML/KYC

AML y KYC son dos conceptos que suelen ir juntos y, a menudo, se usan indistintamente y se confunden. Aunque están interconectados, existen claras diferencias, te contamos cuáles:

AML vs. KYC, ¿son lo mismo?

No, no son lo mismo.

  • El AML o Anti-money laundering engloba el marco regulatorio utilizado para prevenir el blanqueo de capitales y los delitos financieros. Se trata de un marco regulatorio amplio, que supera las barreras de los países. Según estas normativas, las empresas han de implementar ciertos procedimientos y requisitos, adaptados a la actividad comercial y que le permitan gestionar y entender los potenciales riesgos que están aparejados a sus potenciales clientes. 
  • El KYC o Know Your Customer define las prácticas de verificación de clientes que llevan a cabo las empresas antes de entablar una relación comercial. A través de este proceso se comprueba la identidad de un cliente antes de venderle un producto o servicio. El proceso se inicia con el registro o alta de un nuevo cliente. Sirve para garantizar que el cliente en cuestión tiene intenciones legítimas.

¿Cómo se relacionan AML y KYC?

La confusión se debe a que el KYC es una de las prácticas utilizadas cuando se ponen en marcha protocolos AML para la prevención de actividades fraudulentas. El AML es un concepto amplio que incluye prácticas más allá del KYC. Por su parte, KYC es inseparable del AML. 

Podríamos decir que el AML engloba al KYC porque se trata de un marco normativo más amplio; mientras que el KYC es un término más específico que define a un proceso o acción concreta No obstante, es importante tener presente que los protocolos AML y KYC se retroalimentan y fortalecen mutuamente. 

Mientras que los protocolos AML abarcan: 

  • Verificaciones KYC: Debida diligencia del cliente (CDD) y Debida diligencia mejorada (EDD)
  • Prácticas AML basadas en riesgos
  • Evaluación continua de riesgos y monitoreo 
  • Programas de formación de personal para el cumplimiento de las normativas anti-blanqueo de capitales
  • Controles internos y auditorías internas

El KYC, por su parte, se enfoca en el proceso de verificación de identidad del cliente para comprender mejor sus transacciones financieras y poder gestionar riesgos. 

  • La diligencia debida del cliente (CDD)  es la parte básico del KYC en el que los datos del cliente. Implica la confirmación de datos personales, como el documento de identidad o la dirección.
  • La diligencia debida mejorada  (EDD) implica una evaluación más compleja, y normalmente se aplica a clientes de alto riesgo identificados durante la DDC (individuos con antecedentes o potencialmente arriesgados por su vinculación a determinadas actividades). La EDD incluye la verificación de la información sobre el beneficiario final (UBO) de una empresa y las personas políticamente expuestas (PEP). El monitoreo de transacciones también forma parte de esta verificación.

¿Por qué son importantes los procesos AML y KYC?

Tanto los procesos KYC como el marco AML, permiten evitar que delincuentes y estafadores utilicen transacciones para defraudar. Ambos conceptos engloban procedimientos y normativas cruciales para evaluar riesgos que pueden representar el fraude financiero y el lavado de dinero.

La forma más eficaz para conocer y entender los propósitos de una persona es cotejando su información personal y su contexto (qué tipo de operaciones realiza, cuál es la naturaleza de su actividad, a qué destina su dinero, etc.). Conocer y comprender a los clientes, permite a las empresas gestionar los riesgos en función de eso. Y, por supuesto, mejorar sus servicios.

Como este tipo de circunstancias no son estáticas, sino que la vida de las personas y su entorno cambian, el KYC ha de entenderse como una verificación dinámica, que ha de llevarse a cabo a lo largo de la relación comercial con el objetivo de seguir minimizando riesgos y garantizar que la información del cliente se mantiene. 

Estas medidas actúan como una barrera para evitar que personas y entidades escondan fuentes de ingresos ilícitas.

El cumplimiento de las normativas AML no debería verse sólo como una obligación legal y método para evitar sanciones, sino también como una oportunidad para ganar la confianza de usuarios e inversores, ya que, permite construir una plataforma segura en todos los sentidos.


4 claves a tener en cuenta para el proceso de verificación AML/KYC

En los negocios que guardan relación con tarjetas de crédito, pólizas de seguros o, en general, toda empresa que ofrezca servicios financieros, las políticas AML/KYC pueden ser una gran molestia. 

Por ello, hay que tener en cuenta 4 consideraciones claves para automatizar estos procesos y salir beneficiados de ello:

  • Con los sistemas digitales y automáticos, las políticas AML/KYC es más fácil de usar e implementar en los negocios.
  • La verificación de identidad implementada en las normativas AML/KYC puede ser una gran ayuda para construir relaciones con los usuarios.
  • Los procesos automáticos y gestionados por software especializado son capaces de mantener registros en línea y actualizados.
  • Utilizar la verificación de identidad en sistemas automáticos reduce el riesgo de evitar errores o fallos.

En general, el proceso de verificación AML/KYC puede resultar tedioso ante empresas que no cuenten con las herramientas avanzadas necesarias.

¿Por qué deberías automatizar el proceso de verificación AML/KYC de tu negocio?

Con la integración de herramientas tecnológicas más avanzadas, las empresas pueden automatizar los procesos de AML y KYC, administrando mejor cada caso específico y ahorrando una gran cantidad de tiempo o esfuerzo.

3 razones por las que automatizar los procesos AML y KYC:

  • Manejar más datos: Los procesos de verificado AML y KYC pueden resultar muy costosos en ocasiones, donde se administran grandes cantidades de información cada minuto. Por ello, automatizar las tareas permite que se manejen más datos de usuarios a través del software especializado. 
  • Rapidez y sencillez: La automatización para la normativa AML y el proceso de verificación de identidad KYC mejorará notablemente la rapidez, ya que se podrán gestionar decenas de clientes en cuestión de segundos.
  • Mantenimiento automático: El monitoreo constante de los datos relacionados con AML y las medidas de detección aplicadas a posibles fraudes serían imposibles sin los sistemas automatizados.

¡Síguenos en LinkedIn para estar al tanto de las últimas novedades!