Blog

Background top
Movilidad compartida: desafíos tecnológicos
Jun 08, 2021
control

Movilidad compartida: desafíos tecnológicos

Las grandes ciudades (y las pequeñas también) han ido incorporando nuevas fórmulas de movilidad adaptadas a las preferencias de la población. La movilidad urbana, entendida como la totalidad de los desplazamientos realizados en una ciudad o áreas urbanas, cobra cada vez mayor importancia, ya que, en los últimos tiempos hemos cambiado la forma en que nos movemos. El alquiler de coches por minutos u horas, los viajes compartidos o los servicios de movilidad bajo pedido ya son una realidad.

Según los datos del VIII Estudio ‘Españoles ante la Nueva Movilidad’, elaborado por el Centro de Demoscopia de Movilidad:
En España, casi el 30% de la población encuestadla comenta que compartiría coche antes de comprar uno propio; y el 46% de los jóvenes (entre 18 y 35 años) de la muestra, afirman que venderían su coche si siempre pudieran viajar en uno compartido.

Los expertos, por su parte, aseguran que el futuro de las ciudades reside en la movilidad urbana multimodal: viajar a pie, en bicicleta, en vehículos cero emisiones y carpooling.

Garantizar la facilidad de uso y al mismo tiempo ser rentable

La movilidad urbana multimodal ofrece a los usuarios nuevas formas de moverse dentro de las ciudades. El usuario tiene cada vez más alternativas al transporte público y al vehículo privado: scooters, bicicletas, coches y motos llenan las ciudades y están a un clic de distancia. No obstante, todos estos servicios necesitan identificar a sus usuarios por motivos legales (seguros, responsabilidad civil, gestión de multas, etc.) y permitir el acceso al servicio (ser mayor de edad y tener un documento de transporte válido).

La mayoría de las veces, estos proceso de registro se realizan fuera de línea, evaluando la documentación enviada por el usuario de forma remota y dando una respuesta después de 48 horas. Este hecho aumenta la fricción del usuario, dificulta el uso inmediato y reduce el valor de vida útil del cliente de ese nuevo cliente potencial. Además, pueden surgir otros problemas en torno a estas nuevas economías: falsificación de documentos, suplantación de identidad, valoración subjetiva de documentos, duplicación de tarjetas de débito, daños a vehículos que reducen su vida útil y robo entre otros. Todos estos problemas son un dolor de cabeza para los operadores que buscan rentabilidad económica.

Pero, ¿y si fuera posible realizar el proceso de onboarding, de forma sencilla para los usuarios y garantizando su seguridad a la vez que ofrece una mayor rentabilidad al operador, minimizando la posibilidad de fraude y falsificación?

Registro de usuario en línea automático y seguro

ALiCE Onboarding es la forma más rápida de verificar la identidad del cliente sin poner en peligro la conversión y la seguridad. Nuestra tecnología de verificación de identidad biométrica permite la incorporación automática de nuevos clientes, cumpliendo con la legislación KYC / AML y minimizando el fraude de identidad.

Nuestro algoritmo de reconocimiento facial, junto con un algoritmo de detección de vivacidad, verifica que el usuario en el proceso de registro y el propietario de los documentos presentados sean la misma persona. Esto permite que un usuario se registre de forma automática, online, objetiva e inmediata en pocos segundos reduciendo la fricción del proceso de registro, mejorando la experiencia del usuario y aumentando la capacidad de monetización.

Además, cuando se crea el usuario, se crea una plantilla biométrica única que lo identifica y permite la creación de listas negras, verificación automática de documentos y una gestión optimizada de estos usuarios.