Blog

Background top
Abr 21, 2022
Biometría

La biometría, clave para mejorar la experiencia del cliente

La cuarta revolución industrial supone un gran reto para las empresas. Los clientes están cada vez más en contacto con la tecnología y es importante poner a su disposición soluciones que ofrecen una buena experiencia de cliente, sin interrupciones y con una buena capa de seguridad.

Si hablamos de buena experiencia del cliente, entonces tenemos que hablar de la biometría, dado que esta tecnología va completamente de la mano.

Las claves de la biometría y la experiencia del cliente

Hoy en día se utiliza Internet para todo. Hace unos años sería impensable crear una nueva cuenta bancaria desde el sofá de casa, pero ahora lo hacemos y los usuarios se han adaptado muy bien al uso de las nuevas tecnologías.

Claro que, aunque es bueno que existan funcionalidades nuevas, debemos ofrecer siempre una experiencia del cliente óptima. Pero, ¿cómo? Con ayuda de la biometría.

Es importante tratar de encontrar un equilibrio entre seguridad y experiencia del cliente digital. Es ahí donde la tecnología biométrica puede crear nuevas experiencias mientras se cumple en seguridad, cumplimiento y tiene una gran aceptación en todo el mundo.

La biometría está cambiando la manera en la que las empresas interactúan y se relacionan con los clientes. Ahora ya es posible abrir una cuenta bancaria a distancia por medio de la autenticación biométrica, por lo que el mundo de los negocios está experimentando una gran transformación.

Un mundo sin claves

Mediante la biometría, podemos alcanzar un mundo sin claves. Al fin y al cabo, una cerradura sin llave no sirve, pero una cerradura con una llave que otro ha duplicado o robado supone una gran amenaza para el usuario y para su experiencia como cliente. Por lo que, la biometría permite decir adiós a los problemas de las contraseñas.

Gracias a esta tecnología biométrica se deja atrás la necesidad de usar una contraseña compleja que puedas perder u olvidar. La biometría no se puede robar, sino que es única en la persona, porque sus rasgos siguen ahí. Por lo que, es más segura que cualquier contraseña.

Y no solo más seguro, sino también más rápido y cómodo para el usuario. Al fin y al cabo, en muchos casos basta con escanear la huella digital, el iris o poner la cara para que el sistema nos detecte y podamos entrar. Sin necesidad de teclear una larga y tediosa password.

Seguridad y ahorro de tiempo

La biometría es sinónimo de seguridad y ahorro de tiempo. El tiempo es dinero y cada vez todo va más deprisa, haciendo que los usuarios tengan menos paciencia. Por ello, es importante ofrecerle alternativas seguras y que le consuman menos tiempo, porque sin duda es algo que no se puede comprar.

Es aquí donde la tecnología biométrica es tan prometedora, porque si le garantizamos al cliente seguridad y rapidez a la hora de entrar o acceder a ciertas funcionalidades, estaremos invirtiendo en mejorar la experiencia de usuario

Atrae a nuevos clientes y fideliza a los actuales

El hecho de adoptar nuevas tecnologías, siempre siembra curiosidad entre los clientes. Si el avance es positivo, claramente va a ir en el camino de mejorar la experiencia de cliente digital, ofreciendo más por lo mismo.

En este caso, si una compañía permite hacer más funcionalidades a distancia por medio de la biometría, el usuario estará más satisfecho y no se irá de la compañía. Pero ya no se trata únicamente de fidelizar, sino también de atraer a nuevos clientes.

Estamos en la cuarta revolución industrial y los clientes siempre quieren más, por lo que van a migrar hacia las compañías que le ofrezcan una mejor experiencia del cliente, siempre acompañada de la más alta tecnología.

¿Cómo hacer la adopción hacia las nuevas tecnologías?

La incorporación de las nuevas tecnologías es algo que siempre debe hacerse de manera escalada. Hay que tener en cuenta al actual perfil de cliente, dado que siempre va a haber un grupo de usuarios reacios a lo nuevo.

  1. Realiza un diagnóstico de la actual experiencia de los usuarios, para encontrar donde están los momentos de fricción en cada fase. Por ejemplo, validaciones repetitivas… 
  2. Diseña una nueva experiencia sin fricción
  3. Define una estrategia de medición de resultados y el impacto que tiene en el negocio en términos de seguridad, eficiencia, competitividad y también experiencia del usuario 
  4. Implementa nuevas capacidades tecnológicas, como el uso de la biometría para mejorar la autenticación del usuario y que los clientes puedan hacer más cosas a distancia con total seguridad 

Como todo, la transición debe ser poco a poco, para que el usuario se vaya adaptando y consigamos que seguridad y satisfacción vayan de la mano.

¿Te ha quedado alguna duda sobre cómo la biometría puede mejorar encarecidamente la experiencia de los usuarios? Recuerda ponerte en manos de profesionales para realizar el cambio.