Blog

Background top
Ene 20, 2022
Regulación

La CDD y el KYC, ¿son lo mismo?

El blanqueo de capitales mueve billones al año. Las empresas y gobiernos incurren en pérdidas millonarias por culpa de esta actividad. Los procesos Conoce a tu cliente (KYC) y Debida diligencia del cliente (CDD) ayudan a paliar sus efectos.

Aunque KYC y CDD tienen muchas similitudes, no se refieren al mismo proceso. En este artículo, tratamos la relación entre ambos conceptos.

¿Qué es la CDD o debida diligencia?

Empecemos por el principio. ¿Qué es la debida diligencia?

La debida diligencia del cliente (CDD) se refiere a la comprobación y revisión de la información de un cliente con el objetivo de evaluar su perfil de riesgo. 

Se trata de una herramienta de lucha contra el blanqueo de capitales. El CDD sirve para prevenir fraudes financieros y destapar cualquier riesgo que pueda surgir en el trato con clientes.

La CDD permite ir más allá de “conocer al cliente” y se centra en la gestión de potenciales amenazas. Cada cliente presenta un nivel de riesgo acorde a su contexto. Por eso, la recopilación de la información varía en función del cliente.

¿Cómo se relacionan la CDD y el KYC?

Tanto CDD como KYC forman parte del marco normativo de lucha contra el blanqueo de capitales AML (Anti-Money Laundering), ambos conceptos se retroalimentan y sirven como herramientas de prevención de fraudes financieros..

La CDD y el KYC surgen para controlar y registrar acciones sospechosas.

Pese a todas las similitudes, CDD y KYC son conceptos diferentes y actúan en etapas distintas.  

Los controles KYC se llevan a cabo en la primera fase de la verificación de identidad de los nuevos clientes, esto es, justo antes de que un usuario se convierta en cliente. Cuando se establecen las primeras relaciones comerciales y se está tratando de entender por qué la otra parte quiere establecer una relación comercial. 

Por su parte, la CDD evalúa los datos recogidos en el registro de ese nuevo cliente, revisa si se trata de información correcta y mide los riesgos que puede implicar ese nuevo cliente para el negocio.  Además, estos controles se realizan de manera continua durante toda la relación comercial con el cliente, por lo que es necesario que se mantengan actualizadas tanto su actividad como las transacciones. 

  • KYC permite a la empresa crear el perfil de riesgo de un cliente antes de que lo sea.
  • CDD determina si la información que aporta el cliente es correcta o no.

Por lo tanto, Know Your Customer Customer proporciona un inventario y Customer Due Diligence le ayuda a verificar la información que los clientes aportan, para saber si es verídica.

El proceso de CDD debe continuar a lo largo de toda la relación con el cliente, porque puede cambiar con el paso del tiempo. Esto permite a las empresas no bajar la guardia e ir siempre un paso por delante.

Cómo exprimir al máximo el KYC y el CDD

Para sacar el máximo partido a KYC y CDD, es importante tener claras dos cosas; saber que la debida diligencia mejora el KYC y tener al lado a una empresa que nos ayude a minimizar riesgos, para crecer. A partir de ahí, ya podemos tratar de exprimir al máximo estos procesos.

Para exprimir al máximo las posibilidades de KYC y CDD, necesitamos recopilar y evaluar la información, pero sin sufrir retrasos, puesto que podrían derivar en la pérdida de clientes potenciales.

Para que funcione, hay que adoptar unas prácticas que sigan un proceso rápido y que aseguren el cumplimiento de las normas. Al fin y al cabo, hablamos de buenos procedimientos KYC y CDC cuando se asegura una calidad de los controles y se hacen revisiones manuales y automatizadas.

Es el software de monitoring el responsable de que el proceso CDD sea fácil y preciso, aunque no se debe eliminar la interacción humana. Los procedimientos deben ser convenientes para los clientes, para que exista una buena relación. Al mismo tiempo que se debe delegar cuando consumen excesivo tiempo.

Otra forma de exprimir las posibilidades de KYC y CDD, pasa por reutilizar los datos. Esto es clave para no tener que pedir la misma información a los clientes sucesivas veces. No solo es ineficiente, sino que es una molestia para el cliente. 

A su vez, también es recomendable que los procedimientos KYC y CDD estén protegidos frente a accesos no autorizados.Por todo esto, es por lo que resulta de vital importancia que las compañías que lo necesitan tengan a su lado a una empresa con experiencia en verificación de la identidad y que cuente con una solución que ayude a cumplir las normas. Esto es, en relación a las obligaciones comentadas de DDC y KYC.​​


Si te gusta LinkedIn tanto como a nosotros, ¡nos vemos por allí!